top of page
  • Foto del escritorLila

Yoga corporal profundo




Que el yoga corporal tenga que ver con músculos y articulaciones es quedarse en la superficie de lo que puede ofrecernos el yoga corporal. Incluso que el yoga corporal incluya las prácticas respiratorias es aún quedarse en la superficie. Que sea una práctica para estabilizar la mente es también quedarse en la superficie. Sea lo que sea aquello que los diferentes maestros y linajes del yoga corporal hayan podido transmitir, hace ya un tiempo que nos hemos podido dar cuenta de que el yoga no es de ningún modo una práctica homogénea, que no existe tal cosa como El yoga. Algunos se sorprenden al descubrir que muchas de las prácticas que realizamos actualmente dentro del marco del yoga son, en realidad, prácticas añadidas a lo largo de los siglos, llegadas incluso de Occidente a la cuna india del yoga para ser devueltas después a Occidente con aroma exótico. No existe algo llamado Yoga corporal, existen yogas, existen propuestas que tienen ciertos elementos comunes y, en principio, un objetivo también común, aunque hoy día ya no podemos siquiera afirmar eso, atendiendo a todas las prácticas de enfoque funcional, fisioterapéutico, incluso de carácter estético, como performance. Vaya de antemano que no tengo nada en contra de cualquiera de estos enfoques. Estas palabras no son para rechazar ningún enfoque de yoga en  particular. Las propuestas de cada practicante o transmisor están vivas, lo que conlleva una evolución y cambio permanente, una diversidad enriquecedora. Lo que quiero decir solamente es que

no existe el Yoga corporal como disciplina uniforme y que lo importante es valorar qué busca cada uno de nosotros con la práctica de ese yoga corporal particular.

Puedo hacer una práctica de yoga terapéutico si mi objetivo es devolver al cuerpo su fisiología y funcionalidad saludable, por ejemplo. Puedo hacer una práctica estética o demandante si mi objetivo es gozar con los movimientos armoniosos del yoga como performance o como danza. Encasillar el yoga corporal es intentar montar un caballo no domado. Incluso nuestra práctica individual puede cambiar a lo largo de los años, en términos de enfoque, propósito y aplicación. Cada vez más podemos experimentar lo que significa realmente que la práctica esté viva, como nuestro mismo cuerpo que, aunque tenga una apariencia de estabilidad, está cambiando a cada momento. 

Dicho esto y dando valor a todas las formas de yoga que aportan bienestar, libertad, alegría, autodescubrimiento y sanación de algún tipo, para mí, lo que verdaderamente tiene para ofrecernos el yoga corporal profundo es la entrada al reino de la Realidad desde una puerta sensible, receptiva y gozosa. Y para que así sea, la práctica debe tener algunas características fundamentales. No todo vale. Lo iremos descubriendo…


La Llagonne, marzo 2024

___

Si quieres recibir aviso de los nuevos artículos, hazte miembro de la comunidad gratuitamente. Clica aquí >>


Además, tendrás acceso a meditaciones, técnicas de yoga, y videos y audios de autoconocimiento y no-dualidad.


65 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page