top of page
  • Foto del escritorLila

Aclarando dudas: diferencia entre ego, carácter y personalidad




El hecho de que normalicemos el lenguaje del ámbito del autoconocimiento, la espiritualidad y la psicología tiene el peligro de quitar substancia a las palabras. Todos hablamos de ego, personalidad o carácter como una misma cosa y mezclamos conceptos y funciones en un intento de generar orden en nuestra comprensión del mundo interno. A menudo se habla del ego como si se tratara de una imagen engrandecida de uno mismo. O como si fuera algo. O como si fuera lo opuesto al ser. O estoy en el ego o estoy en el ser. O expreso ego o expreso ser. Sin entrar en profundidad en este artículo, conviene establecer una sólida base: el ego es el hecho de identificarse con lo que surge en un momento dado; no es algo que soy, es un acto de identificación donde la consciencia única que soy se confunde con una forma concreta que surge en un momento dado. Como si el ser que sueña se identificara por un rato con uno de los personajes con los que sueña. El ego no es una cosa, es un acto. 

En el ámbito del Eneagrama, suele hablarse del “Eneagrama de la personalidad”, confundiendo personalidad con carácter. El carácter es la manera particular que adopta la identificación. No es el hecho de identificarse, es la forma que tiene. La personalidad, por su parte, es el conjunto de gustos, afinidades, costumbres, hábitos, aversiones que tiene una persona y que pueden ir cambiando a lo largo de los años.

Así, todos tenemos un mismo ego, compartimos con otros pero no con todo el mundo un mismo carácter, y tenemos nuestra propia y única personalidad.

El hecho de ser un eneatipo 1 o 7 define mi carácter, pero no cuenta nada acerca de mi personalidad porque un mismo eneatipo puede no compartir para nada hábitos o afinidades. Un eneatipo 3 puede ser un intrépido alpinista, mientras que otro E3 puede ser director de orquestra o abogado en un bufete. Los tres compartirán un mismo rasgo caracterial, que marcará la manera cómo ven y manipulan el mundo, pero su día a día puede ser muy dispar.


En el ámbito del autoconocimiento psicológico nos ocupamos especialmente del carácter, mientras que en el autoconocimiento esencial (no-dualidad) nos interesa el ego. Por eso en meditación tratamos de desactivar o no atender la tendencia a identificarnos con lo que surge para desvelar lo que verdaderamente somos, mientras que en el trabajo con eneagrama se trata de tomar consciencia de las formas repetitivas que eso que soy adopta para intentar evitar lo que considera perjudicial y lo que cree que necesita. Si la meditación nos muestra lo que somos en realidad, el eneagrama nos facilita ver lo que no somos y creemos ser.


Sant Cugat, 30 de abril 2024.



Si quieres recibir aviso de los nuevos artículos, hazte miembro de la comunidad gratuitamente. Clica aquí >>


Además, tendrás descuentos en cursos, acceso a meditaciones, técnicas de yoga, y videos y audios de autoconocimiento y no-dualidad.

59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page