La no-dualidad es el más fácil acceso a la belleza de esta existencia